Videos

11 oct. 2018

Fortnite Battle Royale y el impacto psico afectivo en lo niños



Siempre la expectativa del maestro dentro de su dinámica de clase es poder abordar inquietudes, preocupaciones o hasta debates sobre temas de la asignatura a más de otros aspectos que pueden surgir dentro de la clase, como   murmullos,  pequeñas pláticas entre los estudiantes, etc.
Hoy en día uno de estos murmullos cobra cada vez más fuerza en las aulas, levantándose como una voz que alerta al adulto y que obnubila a los niños.

La fascinación por jugar Fortnite y sobre todo la versión Battle Royale (la cual es gratuita) de la noche a la mañana es un tema que genera algarabía, polémica, diálogos interminables entre los niños; este videojuego con millones de usuarios gamer alrededor del mundo no solo que es un éxito ente los video juegos tanto en consola como en línea; sino también que ha generado preocupación en los padres y educadores surgiendo preguntas  desde las más elementales  como de qué se trata,  hasta cuestionamientos y debates si es o no pertinente que sus hijos jueguen fortnite.

Este juego de acción de supervivencia se parece a lo que obtendrías si combinaras un juego de construcción de sandbox como Minecraft con un juego de acción como Call of Duty. Todos estos no solo que coinciden en su popularidad mediática, sino también en los excesos que generan en los niños por permanecer dentro de estos juegos y realidad virtual horas interminables frente a las Tics. 

En términos generales Fortnite, tiene como positivo o fortaleza que enseña al usuario en este caso a los niños a saber trabajar en equipo, así como saber generar y crear estrategias en de un juego (pensamiento estratégico y creatividad), genera acciones de socialización e interacción en este caso usando el mundo virtual y sentido de competitividad. Sin embargo no se puede excluir que lo negativo está descrito en el contexto y trasfondo que es la violencia a través de este recurso de diversión tecnológica y los componentes de hiper-estimulación, alto riesgo de exponer a nuestros hijos a posibles perpetradores y violencia online entre pares y desconocidos (cyberbulying) entre otros.

Pero, ¿Por qué a nuestros hijos les encanta Fortnite? Este videojuego combina dos elementos claves  que influyen significativamente, el primero a nivel sensorial y el segundo a nivel socio-afectivo; la ambientación virtual, la existencia de imágenes caricaturescas, llamativas, vistosas, el sonido resonante y los efectos del mismo,  estimulan e hiper-estimulan a los usuarios a nivel sensorial, saturándolos de información y generando un efecto “de éxtasis” que los mantiene “enganchados y acelerados” en esa algarabía de estímulos sensoriales; así como la modalidad del juego que permite al niño jugar tanto solo como en equipo (dúo o escuadrón);  generando el interés social de los pequeños a una interacción tanto conocida como desconocida, ofreciendo un abanico de interrelación social virtual.

Este riesgo existente dentro de lo vistoso y llamativo del juego para los niños gira en torno a la trama e historia: supervivencia basada en ataques sangrientos y agresivos, donde matar al otro por ser una amenaza es parte de la estrategia de  juego; retomando que si el enganche principal era la interacción en vivo con otros jugadores, esta violencia tiende a trasladarse a las salas de chat que ofrece el video-juego donde a más de intercambiar estrategias, también se intercambian comentarios ofensivos, agresivos, destructivos con otros usuarios sean estos conocidos y más aun desconocidos, siendo una ventana abierta para los posibles perpetradores (groomers) que buscan estos espacios para acosar o también otras prácticas violentas que pueden erigirse como el cyberbullying a partir de esta competencia; llegando a  tornarse en obsesiva, peligrosa y dañina .

Paralelo a esto hay algo que tanto padres como educadores debemos estar alerta y es que  nuestros niños e hijos,  juegan esto como un suceso imperioso y verdadero, a pesar que el adulto y el entorno refiera que es solo un juego; para nuestros pequeños usuarios no lo son; ya que sus estadios evolutivos sobre todo desde la parte cognitiva y afectiva no siempre le permitirán flexibilizar, discernir y entender que es una realidad virtual y que esto no es real; de ahí radica la necesidad que los padres desde sus hogares analicen con coherencia que tan pertinente e imperioso  es que sus hijos tengan acceso a este tipo de video-juegos y en caso de ya tenerlo y usarlo, la supervisión constante, el asignar un horario establecido,  activar el control para evitar riesgos y peligros online, que minimicen y contrarresten  tener niños enchufados y enganchados en una práctica de ocio poco saludable como parte de la rutina y hábitos dentro del entorno familiar.

Es cierto que la generación de nuestros niños de hoy en día  es de los milenials, sin embargo, los principios, valores y hábitos son los que le darán forma, seguridad, carácter y permitirán un desarrollo integral de los niños. Fornite es una alternativa de ocio tecnológico, basado en un mundo irreal virtual; es parte de la moda mediática;  como padres y educadores es importante en casa y en las aulas de clase cuando existan estos campanazos de alerta el detenernos permitirán no solo observar el por qué de las cosas sino ir siempre más allá de lo visible, qué está pasando en el mundo interno de nuestros niños e hijos.

Por eso no olvidemos lo siguiente:
  • Delimitemos las acciones de nuestros niños en pasos claves que son su rutina y hábitos. 
  • Remarcar que indistinto a que la web o el mundo externo refiera que si se puede jugar un video-juego, como adultos formadores; son los padres como ley amable y firme quienes determinan dentro de sus códigos de casa, cuando, cómo y bajo qué circunstancias se puede jugar o no un video-juego.
  • Alternar otras opciones de ocio saludables a nuestros hijos que no solo recurran al mundo de la tecnología (celular, consolas, computador, Ipad, etc).
  • Establecer en casa un horario para todo.
  • El googlear con nuestros hijos cuando se muestren impositivos ante un requerimiento y exigencia de la necesidad del video-juego, analizar con ellos los pros y los contras y que sirva del argumento válido para consentir o no el uso del mismo.
  • Recordar que el uso de las tecnologías como consolas, laptops, computador de escritorio más aun si tienen internet deben estar visibles al adulto.
  • Mantener una comunicación constante con nuestros hijos, escucharlos atentamente para saber y conocer qué aspectos deben ser guiados y orientados desde el hogar.
 Es tarea de todos, es tarea conjunta en formar y guiar a nuestros niños.

Elaborado por: Vanessa Huayamave - Psic. Reh. Educativa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.