Videos

20 oct. 2015

Los padres somos los responsables de que nuestro hijo aprenda a “amar” y a “ser amado”




Un hijo aprende a “amar” y ser “amado”, en el hogar.  Influye en este aprendizaje, las manifestaciones de amor entre esposos, las demostraciones de amor que los padres tengamos con él y la forma como expresamos amor a los demás.  La vivencia del amor en la familia, será el ejemplo a seguir para nuestro hijo y  moldeará la manera como él se relacione con él mismo, con sus amistades y con su futuro cónyuge.  Además, el amor será la base para forjar futuros valores educativos como la bondad, el desinterés, el espíritu de sacrificio y la constancia.[i]

Somos responsables de enseñarle a nuestro hijo que se ama a la persona por lo que es y no por lo que tiene o logra.  Es a través del amor de sus padres que él descubre lo valioso que es, a pesar de sus defectos y errores.  Por lo tanto, el amor que le brindemos será la base sobre la que construirá su autoestima y su amor propio.

Las expresiones de amor entre esposos serán el ejemplo a seguir en sus relaciones sentimentales.  Cómo “se aman” papá y mamá, constituye la medida que esperará recibir y buscará dar amor a su futuro/a esposo/a.  Somos responsables de que a través de nuestros actos logremos reflejar la incondicionalidad, el espíritu de servicio, la donación y la alegría que encierra el amor entre esposos.  De nosotros deberán aprender que “amar a alguien” no depende solo de un sentimiento efímero y epidérmico, sino que es un acto voluntario de la persona que decide amar, y que es esa voluntad la base del “compromiso” que se asume al momento de casarse y será el ancla a la que se aferre cuando lleguen momentos de turbulencia.

En el amor a los demás se refleja la entrega desinteresada que uno hace de uno mismo en favor del otro.  Los padres somos responsables de mostrar a nuestro hijo cómo se ama a los demás, este ejemplo es la base sobre la que se forjan valores como la solidaridad, la generosidad, la reverencia, entre otras. 

[1] “Hijos, tutores y padres”, José Manuel Cervera y José Antonio Alcázar.



2 oct. 2015

¿Por qué son importantes las reglas en la familia?





Porque dan la oportunidad a los niños y jóvenes  de vivir en un ambiente seguro y afectuoso. Así mismo, podrán desarrollar su autoestima y aprenderán en forma positiva y saludable a relacionarse con los miembros de su grupo familiar,  escolar y con el resto de la comunidad.

Son los padres quienes con el ejemplo y la confianza tienen la responsabilidad de enseñar   las reglas o normas básicas de convivencia y respeto. Tarea que a veces se vuelve difícil  pues en ocasiones los padres caen en algún error al tratar de imponerla.

Compartimos con ustedes “cinco reglas de una verdadera regla” que los padres podrán tomar en cuenta al querer imponer disciplina dentro del hogar.


  • Debe ser clara, explicita y constante.
  • Debe ser real. Expresar y verbalizar lo que se espera de el o ella.
  • Que sea una decisión tomada por ambos padres.
  • El por qué de la regla  debe ser explicada para así involucrar a los hijos.
  • Debe ser cumplida.

Así mismo, el éxito está en descubrir estrategias que funcionen bien, tanto para los padres como para los hijos porque así ayudarán a  que puedan  relacionarse y mostrar una actitud o comportamiento adecuado para su edad y nivel de desarrollo.