Videos

22 nov. 2012

Consejos Tics para Padres


Es posible que hayas escuchado historias sobre abusos a niños en Internet, ya sea mediante propuestas no deseadas provenientes de adultos o mediante el acceso a contenidos sexuales o violentos.

En cualquier caso, e igual que en el mundo real, los padres deberían supervisar a sus hijos. Por supuesto, esto es más fácil de decir que de hacer, sobre todo cuando los niños a menudo manejan las computadoras con más habilidad que sus padres. Si te das por aludido, no se deje intimidar por la tecnología. Esta es una serie de consejos que deberías llevar adelante para establecer buenas prácticas de uso y comportamiento en el uso de Internet junto con tus hijos:
  • Coloca la computadora en lugares de tránsito o visible y evitar que los niños chateen, naveguen o establezcan relaciones en Internet con la puerta cerrada o en su habitación.
  • Evita que los niños chateen después de horarios determinados que deberías acordar con ellos. Para eso puedes basarte en nuestros Contratos Familiares.
  • Permite a los menores conectarse sólo por un tiempo y en un horario predeterminado y acordado con ellos, siempre de día y no de noche.
  • Pregunta a tus hijos quienes son sus contactos y nuevos amigos y relaciones en Internet y quién esta detrás de cada correo electrónico pero, no invadas su privaciadad.
  • Evita que los niños se identifiquen con datos que delaten su edad u otro dato de caracter personal. Por ejemplo: ana_95 podría delatar que tu hija nació en 1995 o juan_13 podría delatar que tu hijo tiene 13 años de edad y es varón.
  • Intenta no dejar solos a los niños cuando estén conectados.
  • Habla habitualmente con los chicos sobre el uso de Internet y aconséjalos sobre las medidas de seguridad que deben tomar. Navega y aprende con ellos.
  • Verifica que los lugares públicos o cyber en donde navegan habitualmente dispongan de filtros de contenidos para menores de edad.
  • Explica a tus hijos que la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal es la misma en Internet que en la vida real.
  • Acompaña periódicamente a los chicos mientras están en Internet para conocer sus intereses y los amigos con quienes entablan comunicación.
  • Controla el uso de las cámaras web, su forma de habilitación y los contactos con quienes el menor la habilita. Si es posible limitar su utilización ya que puede ser la fuente de ataques como Grooming, Cyberbulling o Cybersexo por partes de abusadores.
  • Conoce algunos acrónimos que los menores podrían utilizar en el chat con personas mal intencionadas.
  • Construye junto a los niños reglas consensuadas para navegar y utilizar Internet. Para eso puedes basarte en nuestros Contratos Familiares.
  • Has que los menores conozcan y respeten la propiedad de los demás. Descargar o realizar copias ilegales del trabajos de otras personas (música, videojuegos y otros programas) puede ser considerado, según las leyes de cada país, plagio, robo o piratería y puede representar un problema legal para tí.
  • Intenta utilizar algún filtro o aplicación de Control Parental para que la misma controle los sitios a los que ingresas y su contenido.
  • Si utilizas un filtro, no lo consideres como sustituto de todo lo anterior, sino como una herramienta imperfecta destinada a ayudarte sólo cuando no puedes ejercer una supervisión directa, por falta de tiempo por ejemplo.
En el caso de las Redes Sociales, también deberías tener en cuenta estos aspectos cuando tú o tus hijos las utilizan:
  • Organiza tus contactos por grupos, y a la hora de publicar información, hacerla accesible de la forma más prudente. Por ejemplo, si es una foto personal, quizás no te convenga que la vean tus clientes.
  • Delimita quien vizualiza los datos publicados.
  • No coloques fotos de terceros, imágenes o caricaturas en el perfil personal.
  • No te contactes con el fin exclusivo de encuentro personal ya que puedes atraer a personas con males intenciones. No es aconsejable buscar gente por medio de Internet para conocer en la vida real, aunque dado el caso de que se desee hacer así, se recomienda fijar un lugar público y concurrido, a fines de tener asistencia ante un inconveniente desagradable.
  • A la hora de emitir una opinión en Internet, es necesario tomar en cuenta de que lo publicado podrá ser visto por muchas personas.
  • Las redes sociales han hecho muy fácil el proceso de aceptar una invitación a un grupo o aplicaciones. Lo mejor es medir la necesidad de suscribirnos o no.
  • No toleres comportamientos criminales o incorrectos y no abuses verbalmente de otros usuarios.
  • No añada contenidos pornográficos, de mal gusto, con publicidad o con spam a las redes.
En el caso de los juegos en línea también es recomendable considerar alguos puntos adicionales:
  • Lee cuidadosamente el nivel de clasificación del juego para obtener recomendaciones relacionadas a la edad apropiada del jugador.
  • Lee las cláusulas de privacidad, las condiciones de uso y los códigos de conducta de cada sitio.
  • Intenta limitar el tiempo de juego y que estas normas sean claras. Puedes basarte en nuestro Contrato Familiar.
  • Ten en cuenta que los juegos también suelen incorporar el chat y por ende sus riesgos asociados.
  • Pídele a tu hijo que te enseñe a jugar. Este ejercicio lo animara y te permitirá identificar posibles riesgos de seguridad, mientras te diviertes con él.
También puedes consultar las Preguntas Frecuentes que deberían conocerse sobre Internet y los menores.

15 oct. 2012

¿Cómo podemos hacer hijos socialmente fuerte y que superen la presión de grupo?


A medida que el niño crece, dejando la infancia, y se acerca a la edad en que empieza a caminar, una de las tareas de los padres es iniciar su contacto con otros niños de su edad. Desde luego, los padres se interesan por las interacciones más tempranas de sus hijos con sus compañeros, pero con el paso del tiempo, se preocupan más por la habilidad de sus hijos a llevarse bien con sus compañeros de juego. 

En términos de definición, el término llevarse bien tiene distintas interpretaciones, pero en general, los padres quieren que sus hijos disfruten de la compañía de los otros niños, que éstos los quieran a sus hijos, que se porten bien cuando están juntos (por ejemplo, compartir y cooperar con ellos) y que resistan la influencia de los compañeros quienes son más bulliciosos, agresivos o desafiantes en relación con la autoridad de los adultos, o hacen bullyn.

Muchas investigaciones han llegado a la conclusión que el estilo que maneja los padres en la crianza de los hijos, influye radicalmente en el manejo de las reglas sociales. Es lo que va a permitir posteriormente ser aceptado o rechazado en un grupo, es lo que va a permitir que el hijo tenga la personalidad de decir NO a las tentaciones. 

Los estilos son: 
• Padres autoritarios 
• Padres permisivos 
• Padres autoritativos. 

Cada uno de estos estilos tiene implicaciones en lo que es la competencia social de los niños para con los compañeros de juego y los adultos. 

Los tres estilos se difieren de manera significativa considerando los siguientes aspectos: 
• El porcentaje de ternura que demuestran los padres durante la interacción con sus hijos, y
• El porcentaje de control que demuestran los padres sobre las actividades de los niños y su comportamiento. Los padres autoritarios tienden a manifestarles menos ternura a sus hijos y más control comparado con los otros tipos de padres. 

Ellos establecen normas de comportamiento absolutas para sus hijos que no se pueden cuestionar ni negociar. Ellos optan por una disciplina forzosa y requieren una obediencia inmediata. Los padres autoritarios tampoco tienen una tendencia a utilizar métodos persuasivos más cariñosos como el afecto, el elogio y los premios con sus hijos. Por consiguiente, los padres autoritarios tienden a modelar los modos más agresivos de resolución de conflictos y son menos atentos en el modelaje de comportamientos más cariñosos y afectivos en la interacción con sus hijos; por lo tanto estos hijos no tendrán referentes, ni estrategias saludables al momento de interactuar, constantemente se verán en conflictos sociales o rechazados por el grupo PADRES PERMISIVOS tienden a manifestarles más ternura a sus hijos, de un nivel moderado a alto, y menos control paterno. 

Estos padres son poco exigentes para con sus hijos y tienden a ser inconstantes en cuanto a la aplicación de la disciplina. Ellos aceptan los impulsos, los deseos y las acciones de sus hijos y son menos propensos a vigilar su comportamiento. Aunque sus hijos tienden a ser niños amigables y sociables, en comparación con los otros niños de su edad les falta el conocimiento del comportamiento apropiado para situaciones sociales básicas y toman poca responsabilidad por su mala conducta. 

LOS PADRES AUTORITATIVOS, en cambio, tienden a ser altamente cariñosos, y moderados en términos del control paterno en lo que es el comportamiento de los niños. Es justamente esta combinación de estrategias paternas la más considerada como facilitativa en el desarrollo de la competencia social en los niños durante su temprana niñez y aún después. La siguiente discusión describe los comportamientos específicos que los padres autoritativos utilizan y el papel que éstos juegan en el fomento del desarrollo social. 

 Los padres que utilizan prácticas de crianza autoritativas con frecuencia recurren al mismo tiempo a estímulos positivos como el elogio, la aprobación, y los premios, para aumentar la conformidad del niño en términos de las normas de conducta. De hecho, el éxito del refuerzo positivo en producir resultados deseables en término del comportamiento es de sobra conocido. Una respuesta positiva de un padre ante el buen comportamiento puede ser el factor más poderoso en lo que es el aumento de la conformidad del niño y la disminución de la necesidad de recurrir a acciones disciplinarias. 

Cuando la mala conducta ocurre y se cree que la disciplina es necesaria, los padres autoritativos muestran una preferencia por un modo de disciplina racional e inductivo en el que se discuten ambas partes de un asunto y se procura una solución justa. Estos padres también prefieren un modo disciplinario orientado hacia las consecuencias de las acciones a través del cual el niño se ve obligado a compensar por su mala conducta. 

Es necesario conocer el estilo de padres que somos, para poder ayudar a nuestros hijos a tener competencia social y saber como manejarse en una sociedad que cada vez está más equivocada en el ejercicio de los principios morales y éticos. 

Dra. Maricruz Alvarado de Moreira 
PSICOPEDAGOGA DE PRIMARIA

30 sept. 2012

Vale la pena que los padres se involucren



Cuando los padres aportan su esfuerzo y tiempo, tienen la  oportunidad de interactuar con los maestros, los administradores y otros padres. Pueden aprender por sí mismos sobre las actividades diarias y la cultura social de la escuela, que le permitirán comprender cómo es la escuela de su hijo.

Tanto el niño como la escuela se benefician, y los padres sirven como ejemplo al demostrar cuán importante es la participación de la comunidad. Además de mejorar el rendimiento académico, la participación de los padres da resultado de otras formas igualmente significativas. Numerosos estudios han demostrado que la participación de los padres es un factor de protección contra el uso del tabaco, la depresión, los trastornos de alimentación, el rendimiento académico y otros problemas de los adolescentes. Al mantenerse involucrado con sus hijos pequeños y adolescentes, los padres pueden ser una fuente de apoyo, crear un clima que permita tratar temas difíciles y servir de ejemplo para una conducta responsable y de compromiso.

The staff of the Child Study Center

15 sept. 2012

No deje de participar: Los años de la escuela media y superior




Durante la adolescencia, los niños se hacen más independientes y en general no desean que sus padres estén en la escuela. Los alumnos de la escuela intermedia y superior deben enfrentarse a más materias y más maestros de una manera más impersonal, por eso la participación de los padres, aunque menos directa, sigue siendo importante. 

Los padres pueden participar en eventos escolares, revisar la tarea, aportar experiencias y materiales que complementen el trabajo en el curso, y ayudar al niño con estrategias de organización. Los padres pueden influir en el progreso académico de sus hijos mediante el apoyo y el refuerzo, y sirviendo de modelos. Los niños aprenden de los estilos de aprendizaje y las actividades propias de los padres como discusiones, lectura de periódicos y otros materiales, hábitos televisivos y otras fuentes de información y conocimiento.

The staff of the Child Study Center

Miss Andrea Loayza.
TUTORA de 4to y 5to

31 ago. 2012

Cómo comprometerse y participar– Preparando el terreno en los primeros años escolares



La realidad es que algunos padres tienen más tiempo que otros para participar, pero es importante que aun los padres muy ocupados examinen sus prioridades y se hagan un tiempo, aunque sea corto. Algunas escuelas están intentando trabajar con horarios más flexibles para que los padres que trabajan tengan más opciones. La Asociación Nacional de Educación (National Education Association) de los Estados Unidos recomienda algunas maneras específicas en que los padres pueden participar en la educación de sus hijos.

En el hogar:

•Léales a sus hijos. Leer en voz alta es la actividad más importante que pueden hacer los padres para aumentar las posibilidades del niño de leer correctamente.
•Converse sobre los libros y las historias que lee a su hijo.
•Ayude a su hijo a organizar su tiempo.
•Ponga un límite a la cantidad de horas de televisión que pueden ver durante los días de semana.
•Hable con su hijo regularmente sobre lo que ocurre en la escuela.
•Revise la tarea cada noche.

En la escuela: Reúnase con la maestra u otros miembros del personal de la escuela para determinar dónde se necesita ayuda, cuándo y cómo; y fíjese dónde esto coincide con sus intereses. Ofrezca voluntariamente su tiempo. 

Los padres pueden:

•ser ayudantes en el salón de clases;
•dar clases particulares o leer con niños en forma individual;
•ayudar a los niños con necesidades especiales;
•ayudar en los laboratorios especiales, como el de computación o ciencias;
•planificar y trabajar para recaudar fondos;
•planear y acompañar a los estudiantes en los paseos escolares;
•asistir a los entrenadores en eventos deportivos;
•asistir con los proyectos de manualidades y arte;
•ayudar en algún club de intereses especiales o grupo de teatro;
•hablar a la clase sobre su carrera o área de especialización;
•ayudar a escribir comunicados de prensa y artículos sobre las noticias locales;
•desempeñarse como asistente de la biblioteca y ayudar en la "hora del cuento".

Las posibilidades son infinitas:

•Vote en las elecciones para la junta escolar. Sepa qué proponen los candidatos.
•Participe en las asociaciones de padres y maestros, y en las decisiones escolares.
•Ayude a su escuela a fijar estándares académicos altos.
•Transfórmese en defensor de una mejor educación en su comunidad y estado.

The staff of the Child Study Center

Miss Andrea Loayza.
TUTORA de 4to y 5to

21 ago. 2012

Como formar hijos emprendedores



La sociedad actual se caracteriza por el cambio y el cambio parecería ser lo único permanente en la sociedad. 

¿Cómo preparar a los hijos a enfrentar una sociedad del futuro cuando las placas tectónicas de sus cimientos subterráneos están en constante movimiento?

¿Será este escenario incierto, la antesala de un proceso en constante gestación, que convoca hoy más que nunca a la innovación y al emprendimiento?


El rol que juega la educación es determinante a la hora de formar a un niño para que desarrolle capacidades que lo encaramen a objetivos claros que les permitan en la vida adulta arribar a esa otra orilla de resultados y metas exitosas.

Pero el éxito es un camino cada vez más empedrado plagado de retos íntimamente ligados a la creatividad, que es el motor detonante para reinventar, una y otra vez, nuevas perspectivas que desfasan a las ideas tradicionales, por su originalidad ante la respuesta de solución para un determinado problema. Necesitamos entonces, hijos que piensen diferente, que se atrevan a cruzar la frontera de la inercia cotidiana con esfuerzo, voluntad, imaginación y liderazgo, teniendo al conocimiento como un eje transversal necesario; que no se quede rezagado en el dogma teórico, sino que trascienda a la funcionalidad práctica del quehacer humano.

La batalla no es fácil en el contexto de una sociedad hedonista que invita a zambullirse en la piscina del tibio placer, donde los seres más vulnerables son precisamente los que están en proceso de formación.  Por ello, los padres y educadores, necesitan unir sinergias en una misma dirección constituyéndose en referentes coherentes e inclaudicables frente a la irracional tendencia deshumanizante del mundo light, anteponiendo una racional exigencia a prevalecer en la esencia del valor, e inyectándoles confianza a través de un buen sistema de estimulo a sus capacidades, el mismo que contribuya a construir un positivo autoconcepto de sí mismos, fortaleciendo su autoestima, su voluntad y su carácter, de manera que aprendan a tomar decisiones sin miedo a equivocarse, para que puedan más tarde asumir riesgos.


Tienen que tomar riesgos a su debido momento, y debemos permitir que lo hagan; aunque nunca estemos preparados para ese despegue, porque íntimamente quisiéramos seguir en la dirección del volante, pero debemos reubicarnos en el puesto de copilotos para acompañarlos y apoyarlos moral y si es preciso, financieramente, motivándolos a que puedan perseguir sus propios intereses y crear sus propios proyectos. Necesitamos a la par,  un sistema de educación que cuidando de no caer en el academicismo permita el libre desarrollo de las iniciativas individuales; fomente la capacidad de análisis y critica otorgando espacios reflexivos para la indagación personal, de manera que no caiga en el peligro de domesticar o atrofiar los resortes de la imaginación y el espíritu de emprendimiento que tienen como antesala a la innovación y el liderazgo.

Un sistema de educación abierto que no enclaustre el pensamiento;  y que por el contrario,  abra las puertas a la cosmovisión para vislumbrar nuevos horizontes. No podemos formarlos para que sean herederos o continuadores del modelo, sino para que rompan paradigmas; y sólo podrán hacerlo, con el equipaje que van cargando en su personalidad, donde la capacidad de innovar fluirá diáfana en algunos casos; o con mayor dificultad en otros, según sus características propias,  en tanto dicho equipaje contenga a las demás prendas como prerrequisitos, para que la audacia del riesgo y la innovación den a luz un espíritu emprendedor.


Susana Salcedo de Egas
Directora General
Logos Academy

15 ago. 2012

Padres comprometidos: El recurso secreto de la educación de los hijos


A pesar de que diariamente los padres mandan sin falta a sus hijos a la escuela y esperan que les vaya bien, pueden agregar un ingrediente adicional que dará un fuerte impulso al éxito del niño. La participación de los padres es el ingrediente que hace la diferencia. La participación activa de los padres en la educación de sus hijos, tanto en el hogar como en la escuela, trae muchos beneficios y tiene un impacto significativo en la vida del niño. Según estudios de investigación, los niños de padres comprometidos:
faltan menos;
•se comportan mejor;
•tienen un mejor desempeño académico desde los años pre escolares hasta la escuela superior;
•continúan con sus estudios escolares;
•van a mejores escuelas.

La investigación demuestra también que un entorno hogareño en el que se fomenta el aprendizaje es aún más importante que los ingresos, el nivel de educación o los antecedentes culturales de los padres. Al participar activamente en la educación de sus hijos, tanto en el hogar como en la escuela, los padres envían mensajes importantes a sus hijos. Les demuestran que se interesan por las actividades que realizan y refuerzan la idea de que la escuela es importante.

The staff of the Child Study Center
Con mucho cariño,
Miss Andrea Loayza.
TUTORA de 4to y 5to