Videos

24 oct. 2019

Apego aparatos tecnológicos y su influencia en la comunicación


Los hipervínculos ¿han dejado de lado los vínculos esenciales? 

La sociedad actual no solo se encuentra en constante evolución sino en un periodo de transformación a la adaptación a las tecnologías, donde los celulares, tablets, computadoras portátiles y en ellos el internet, las redes sociales, los video juegos ocupan un espacio importante en el proceso de socialización, con notable influencia en el comportamiento y las actitudes de las personas. 

El tema implica una reflexión, pues hoy nuestros niños y adolescentes son considerados como nativos digitales, ya que desde muy pequeños consumen y desarrollan formas de entender el mundo influido por el entorno de las nuevas tecnologías que han ido modificando los vínculos esenciales. Cuando nos referimos a “vínculos esenciales” pensamos en la conexión necesaria de la mirada de la madre al niño cuando lacta, esa mirada de conexión que abre las puertas al mundo social, que emerge a partir de la palabra y la voz que constituye al niño como sujeto de deseo, del ser quien lo acoge en el mundo o la importancia de la regulación de esta relación, en donde entra la función paterna que separa ese diada entre madre e hijo, esto permitirá dar un lugar propio al niño. Se trata de la inclusión del sujeto en una estructura. 

Pero que sucede cuando él vínculo se ve trastocado por un mensaje de texto, el sonido de una nueva publicación, el sonido de la alerta de un mail, es ese momento en el que el niño pasa a un segundo plano; la madre está atenta a la pantalla de su celular, ya no solo atenderá el mensaje inicial sino cuando se da cuenta ha revisado facebook o Instagram, se van movilizando y creando nuevas formas de vinculación de la relación familiar. El niño en su registro ha quedado marcado por un después, por una falta de palabra que lo acoja, estos actos se vuelven repetitivos, los niños van creciendo acompañados de los aparatos tecnológicos cuando comen, cuando juegan, para tenerlos entretenidos, las salidas al parque se registran en fotos y son subidas a redes sociales, mientras que los padres se distraen para ver los likes alcanzados, no hay interacción, no se acompaña al niño en el juego, no se lo convoca a una interrelación con el Otro, así los niños van creando experiencias solos, llamando la atención de sus padres, buscando su mirada. 

En consecuencia a esto los niños van mostrando síntomas de desatención, tropiezos en la vinculación y la socialización, el uso de las llamadas tecnologías de la Información y la Comunicación están presentes en la vida diaria, como elementos importantes y hasta imprescindibles. Cuando van creciendo se convierten en adolescentes enganchados al internet, al celular y a los video juegos, han encontrado por referencia a sus experiencias iniciales de vinculación un medio extraordinario de comunicación, aprendizaje, satisfacción a sus curiosidades y diversión. Es importante considerar que la etapa de la adolescencia es un periodo donde el sujeto se desarrolla a través de las identificaciones y los lazos sociales en donde es marcado no solo por los cambios fisiológicos, sino también por las presentaciones y versiones inéditas de sus síntomas, las singularidades incomparables de las estructuras familiares y las preocupaciones de enfrentarse a la relación con el sexo opuesto, se podría pensar que antes la imposibilidad iba a partir de la palabra de la recreación de los escenarios en donde se veían obligados hablar cara a cara con el Otro para dar cuenta de su existencia. 

Ahora el celular interviene significativamente en la socialización porque se cree que esto puede definir la identidad del adolescente tanto individualmente, como colectivamente, creando un lenguaje especial de grupo, mensajes de texto. Pero al igual que se utiliza como un medio indispensable para establecer contactos y acortar distancias, se muestra como una imposibilidad de crear una relación real con quienes le rodean, en ocasiones muchos adolescentes y adultos no pueden evitar desatender una conversación cara a cara por la irrupción de una llamada o un mensaje; hecho que trastoca las relaciones sociales de forma excesiva y provoca que estén más pendientes de las relaciones telefónicas que de las personales, naturalmente esto influye en los estilos de comunicación ya que existe jóvenes y adultos que hablan mucho a través de un aparato electrónico pero no saben que decir cuando se encuentran cara a cara con el Otro. 

Es así como el tiempo en el espacio virtual, supera el tiempo en el espacio real, en el caso de los niños evitando a que creen juegos simbólicos, que desarrollen la motricidad gruesa adquiriendo destrezas como saltar, correr, gatear, arrastrase, mantenerse atentos a una sola actividad, tener propósito en su accionar y es que es interesante como los pequeños observan a través de video de YouTube como otros niños juegan crean un lazo de comunicación unidireccional sin que pueda tener las herramientas para crear un vínculo real. 

Cuando crecen y entran a la adolescencia el tiempo dedicado al estudio, de interés por instrumentos musicales es sustituido por el manejo de los aparatos tecnológicos. Es importante cuestionarnos ¿De dónde nace el apego a los aparatos tecnológicos? Pero sobre todo ¿quién inicia a los niños y adolescentes en este apego? Si entendemos que los niños aprenden por imitación y repetición es momento de reflexionar como las acciones y formas de vínculos esenciales de los adultos a cargo han sido tocados por este apego, hay que recordar siempre los niños y adolescentes son como un retroproyector lo que pasa en casa lo proyectan en la escuela, en el colegio y en sus relaciones sociales. 

Elaborado por:
Psc. Cl. María José Varela Hidalgo

1 oct. 2019

Ciberacoso y las redes como relaciones sociales


Actualmente las relaciones sociales se trasladan a las redes sociales, el nivel de popularidad, los seguidores que se tiene, la cantidad de “likes” implica una verificación de la imagen y los vínculos entre los otros, esto se observa con mayor facilidad en los adolescentes que justamente están en un proceso identificatorio y de construcción, pero esta modalidad de establecer vínculos puede valorizar como desvalorizar al sujeto. Cuando esto se traslada a violencia sobrepasa las paredes de la escuela y utiliza como medio de expresión las nuevas tecnologías, sucede lo que se viene denominando como ciberacoso. El maltrato entre iguales a través de los dispositivos móviles o Internet se ha convertido en un problema complejo entre nuestros adolescentes, que suele tener repercusiones indeseables en la convivencia escolar.

La institución es un entorno en el cual los estudiantes se relacionan a partir de los lazos establecidos en el hogar, por lo tanto es de suma importancia el ejemplo y el diálogo que parte desde este. Los responsables del ciberacoso suelen ser adolescentes con poca supervisión de sus padres y con un buen manejo de las tecnologías de la información, además, tienen acceso a dispositivos como la computadora o el teléfono celular.

El agresor, al igual que en el bullying, es alguien que puede tener alguna problemática familiar o personal. En el caso del ciberacoso también pueden ser personas que no tienen amigos y por lo tanto utilizan una computadora o cualquier dispositivo móvil para acosar, intimidar o agredir a otros, incluso, llegan a alterar sus horarios para dormir, pues se desvelan por estar al pendiente de su víctima.

En ocasiones se asocia violencia únicamente a lo que involucra daño físico pero el ciberacoso afecta emocionalmente a las víctimas, pues alguien que es bombardeado por ofensas, amenazas o insultos ve mermada su salud, al no poder dormir, tener pesadillas y terrores nocturnos, sobre todo si la víctima es un niño.

Alguien que es víctima de ciberacoso constantemente está revisando su celular o sus redes sociales para ver si han dicho algo en contra de él o, por el contrario, puede ser el último que se entere de lo que se está hablando sobre su persona. Cuando el estado emocional permanece alterado continuamente o por largos periodos, puede llegar a desencadenarse algún problema de salud física como gastritis o presión arterial elevada, ya que la víctima no duerme, no come y está muy afectada. Inclusive, hay casos en que la personalidad y la vulnerabilidad emocional pueden llevar a un individuo a un intento de suicidio.
 
Desde la comunidad educativa hacer prevención o intervenir en situaciones de ciberacoso va desde la información y/o la formación sobre situaciones de riesgo, hábitos de uso y buenas prácticas saludables con las nuevas tecnologías o gestión adecuada de respuestas ante situaciones de acoso. Logos Academy apegados a La Constitución y el Código de la Niñez y Adolescencia, donde establecen el derecho que tienen los niños y niñas a la integridad física y emocional, busca salvaguardar la convivencia de los estudiantes, por lo que como familia es importante que los representantes, miembros de esta familia académica, compartan con sus representados la importancia sobre no practicar ni hacer caso omiso al ciberacoso, de manera que cuando se lo presencie se pueda denunciarlo.
 
Por todo lo ya mencionado, es necesario que en el hogar exista una socialización del tema, de manera que los estudiantes sean conscientes y comprendan la importancia y el daño físico y mental que puede causar el ciberacoso, la educación moral debe constituir el eje fundamental de las actuaciones tanto familiares como educativas.

Elaborado por:
Psi. Cl. Nicole Mejía Moreira