Videos

25 jun. 2019

Compromiso de todos



Actualmente, para algunos o muchos estudiantes la escuela se ha convertido en la fuente de un tipo de violencia del que son víctimas y que ejercen sus propios compañeros, Un empujón que se repite. Un apodo que denigra. Un insulto cada vez que le toca salir a la pizarra. Durante años la intimidación ha formado parte de la vida en el ámbito escolar e incluso en el laboral. En la escuela existen muchas formas de ejercer y sufrir violencia entre pares, se trata del acoso escolar o bullying. El acoso escolar o “bullying” es un hecho, es una realidad a la que nadie, ni padres o madres, ni los docentes, ni los estudiantes deben dar la espalda, es un fenómeno social/escolar al que hay que enfrentarse. Ningún estudiante está exento de que en un momento determinado pueda sufrir algún tipo de maltrato; por ello, hay que estar preparados para intervenir lo antes posible y formados para prevenir. 

En el informe titulado Una mirada en profundidad al acoso escolar en el Ecuador: Violencia entre pares en el sistema educativo basado en investigaciones en el año 2015 se realizó un consenso en donde se define al acoso escolar como “los actos violentos (insultos, apodos ofensivos, agresiones físicas, robos, amenazas u ofensas por redes sociales, mensajes de texto a celular o correo electrónico) que se realizan con frecuencia y de modo intencional entre estudiantes de una institución educativa, en una relación de desequilibrio de poder, y a través de los cuales el acosador busca afirmar su superioridad en el grupo. 

Esta definición incluye los diversos modos de acoso escolar, sus espacios y los rasgos que permiten diferenciarlo de la violencia escolar entre pares” (p. 8). Recientemente, la tecnología y los medios de contacto social se han convertido en un nuevo vehículo de este mal que ha ampliado su alcance. Ejemplo de ello es el “acoso cibernético” (cyberbullying) que se lleva a cabo en Internet y con teléfonos celulares. 

El acoso escolar resulta una lamentable realidad derivada de la violencia propia del momento actual de nuestra sociedad. Un ejemplo de ello son las series sobre “narcos” en la televisión generando estereotipos falsos que podrían confundir a niños y jóvenes. Juegos de videos con asaltantes como protagonistas en los que sumas puntos cuando matas y la violencia intrafamiliar. 

Es compromiso de todos la prevención y erradicación del acoso escolar, que el respeto, la empatía, la armonía primen en el ambiente familiar, observando a nuestros hijos, escuchando lo que dicen, para así brindarle las herramientas adecuadas y poder enfrentar cualquier situación de acoso. La escuela debe ser un espacio en que los niños y adolescentes se sientan seguros mediante acciones educativas que ayuden a mejorar la convivencia escolar y esto repercutirá positivamente en el desarrollo integral de los estudiantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.